martes, 6 de agosto de 2013

Cambios




Ayer por fin volví a verte.

Vestías de lluvia y hablabas a voces, con la profundidad del eco que precede a la tormenta.

Con el sigilo y la pausa de tu cara de niña buena y el cobrizo destartalado de tus cabellos de sombra que se pierde en la tarde avanzada, vuelves a mi.

Andabas con prisa, a horcajadas, somo soñando despierta, y, bajo copos metálicos te insinuaste entre acordes urbanos. Colmas el consciente hasta llenar las venas de sensaciones vividas.

Con tu nueva hendidura de grises y azules escarchas mis ojos y vuelve la belleza a la mediocridad pasiva. Como coro de lenguas muertas, vuelves a mi.

La estocada tuerce el cielo y se vierte a chorros la lanza de Apolo, administrando a mano alzada un toque de Midas sobre el dibujo a lápiz en el que me encuentro. Y todo cobra luz.

Despiertas mi pupilas, el corazón henchido y nuevo amor que se acerque a mi puerta. Vuelves a mi.

Te creí perdida y te fui infiel en mi vestir diario. El jabón no hizo presas ni los perfumes vencieron los hedores de herrumbre. Pero supe carecer de ambición y carisma. Esperaba tu respuesta.

Ahora, por fin, vuelvo a verte. Y quiero tus manos en mi rostro de nuevo. Quiero tu perfume de nuevo en mis ropas. Y el deseo inefable de tu suspiro en mis oídos.

Golpe de vida, suerte de cambio, risa descarada, alma inquieta...

... vuelves a mi.

1 comentario:

Begoña dijo...

Y que siempre vuelva...precioso.
Mil besos

Bego

La sociedad del cansancio

Últimamente, cada vez que salgo de casa, me enfado. De hecho, creo que no hace falta salir de casa para enfadarme; con abrir la ventana...