miércoles, 19 de febrero de 2014

Pequeña historia de amor (3)



Yo: unida a un momento deshumanizado que suena a familia
Tú: rama desnuda en fría noche de invierno,
resultas delicioso en el conjunto de lo irrespirable

Me acerco a tí a través de los chistes y las miradas esquivadas.
Se mueve la estancia como el ramaje de un árbol vencido por el otoño: desmenuzando su atuendo de corteza y vistiéndose con los cortes de nuevos enamorados adolescentes.

Huyéndonos mutuamente

Estrechos, caminamos de la mano
de un torpedeo incesante que nos suena
a encuentro furtivo bajo otro cielo,
cascada de silencios compartidos a orillas de la historia
que nunca compartiremos salvo en el instante

Despedida opaca y susurro al oído:


“te echo de menos”

1 comentario:

Begoña dijo...


Un brindis por todos esos instantes que llenan de magia la vida...
Mil besos

La sociedad del cansancio

Últimamente, cada vez que salgo de casa, me enfado. De hecho, creo que no hace falta salir de casa para enfadarme; con abrir la ventana...