domingo, 14 de marzo de 2010

Mira por la ventana


Las plumas vuelan entre dos tensas cuerdas, y simulan ser electricidad marcada por un pulso. Ignoran ser puro caos, intelectivo, derrochado sin cuidado. Ignoran de su naturaleza y viven vidas de latón o de titanio. Creen ser notas crispadas, histéricas, desazonadas de eternidad, desagorada eternidad sin consuelo. Giran, rocambolean, fintan, extrañan, zambuyen su danza en la caricia calurosa de la vibración.Aletean una suerte de tango de cobre, y sueñan ser delfines bajo el azul de la presencia descarada de los oídos. Sueñan ser impulso en las mentes, estrecheces de manos y modas pasajeras. Sueñan demasiado.



Son ballenas, son aves, son impulso, son in media res. No desean participar del negro cariz de la nube marchita, creen que su fuerza nace de su condición de ángel. Desaprovechan las vanidades a las que apuntan con la vista agena. Mueren en sus pretensiones. Son más importantes que todo eso.



Subrayan el aire, crean trazos de canela, inspiran el tacto al agrio de la hierba, musitan ideologías al intelecto perdido entre tiempos no calculados, no pensados, escapados del mismo tiempo. Inician un vaiven de coletas y suicidios, sujetan el alma al suelo, presurosa esta de volar a su lado, inciden en lo ignoto del sueño y cansan el movimiento hasta producir grasas bajo la piel. Caminan entre los dedos arrastrando a estos en una nueva gota de encanto, se inmiscuyen en vidas aletargadas aunque felices y las hieren de muerte, generando dudas punzantes que se clavan hasta la médula. Varían los azulejos, haciéndos prontos a la vista, para confundir a los ojos entre lo que cambia, pero que, indudablemente se mantiene inaterable: siempre serán inertes.



Caminan por las cornisas, acarician el vidrio, salvan la lluvia y, en ocasiones, mueren de bruces contra el suelo. Desean cambiarlo. No imaginan que son presa de la inconstancia, de lo melancólicamente bello, de lo atmosférico.



Emprenden datos, señuelos, mensajes cifrados a la vista que revelan el misterio de la existencia, pero mueren en su escalada de aire. No saben que el éxito viene precedido de la docta ignorancia. No saben que alejarse es la mejor manera de estar cada vez más cerca de lo añorado. No saben que toda presunción de aura cae en el mismo roce ionizado del aire.



Imaginan las tardes sin historia fingida, sin risas, sin juegos marciales de la mente, sin sufrimientos arduos, sin muerte de movimiento. Y así felicitan a la imaginación y al gusto, que encuentra dulces la respiraciones, aunque éstas sean por necesidad de no muerte, o por la exhalación de gas. No encuentran la comodidad de un aposento, y, por ello, se precipitan contra el suelo, queriendo ser aguacero.



Se envenenan de trasiegos pastos vencidos por la mascarada, cuando beben de la autenticidad de la causalidad. No encontrarán jamás su sino, y perecerán en el intento, nuevo a cada recodo de intransigencia, de ser orden donde debieron ser vida sin más.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Sabes? Se me hace raro pensar que mi profesor de música es capaz de escribir todas estas líneas sin sonreir. Cuando leo todo esto, me hace sentir como en el lugar en el que me gusta, me recuerdas a mí en mis dias de insipiración como escritora. Sigue así Zalalla, que es impresionante lo que se puede expresar con unas pocas palabras.
Firmado: Tu ex-enchufada.
¡Haber si me dices quien es la nueva 'Enchu'!
JP'

Javi Cancela dijo...

Hola Zalalla, ¿sabes quien soy? quería darte las gracias por ayudarme en todo y tambien desearía decirte que no dejes de dar clases de musica porque unos imbéciles te jodan un poco...bueno zalalla que gracias por todo y sabes que me tienes para todo...bueno casi todo ;) xd
Bueno profe favorito ;)jaja
que disfrutes de la vida! que te lo mereces

La sociedad del cansancio

Últimamente, cada vez que salgo de casa, me enfado. De hecho, creo que no hace falta salir de casa para enfadarme; con abrir la ventana...