miércoles, 30 de enero de 2013

Cuadro




El destino escribe con letra cursiva y desdibujada, buscando con ello el fenecer del ingenio. En su mano no cabe la discordia, pues las posibles diatribas quedan difuminadas en un borrón de carboncillo. Cada eterno, cada vía, cada señuelo de alma queda perdida en la inconsciencia del que mira. Miles de ventanas se abren intentando ser reconocibles a la memoria, pero tan solo sus siluetas parecen tomar forma bajo el aguacero.

Y luego, tras la soberbia, instala en el cielo una cúpula de plata, amén de ser sórdidos cables que den sensación de horizonte al funambulista. Pero en el maltrecho, quizás sea tarde para considerar siquiera la existencia de una luna o unas estrellas con las que orientarnos: estrechez de abrazos no encontrados.

Al margen queda la sensación de que alguien pensó en nosotros como en fantasía inquieta en tarde de invierno. Sus ojos, abiertos o cerrados, soñarían que fuimos, y fingirían nuestras vidas, estableciendo sus márgenes como quien pinta un cuadro: pincelada suelta, margen roto, cólera fruncida esperando ser extraño depositario de un saber que nunca alcanzó: ansias de dios.

Y así, fijamos miradas en un paso aseverado, haciendo historia en cada movimiento. “No desvíes tu mirada hacia los lados”- nos decían - “pues no reconocerás tu rostro en los reflejos. Y así darás cuenta de que no es real lo que vives, sino puro sueño enmarcado en arce”.

El destino escribe con custodia serena, pero en su seno retumba el nerviosismo de creer que también él pudo ser fantasía soñada en una tarde de invierno.

5 comentarios:

Javier Moraleda dijo...

Impre.

Javier Moraleda dijo...

Impre.

Víctor Zalalla dijo...

Thanks ;)

Carmen Herrero dijo...

Muy bonita la fusión entre el cuadro de Irene y tus palabras...

Muchas gracias por compartirlas, jejejejej.

Besos,
Carmen

Víctor Zalalla dijo...

Muchas gracias, Carmen. No se me ha olvidado el cafe, por cierto. Llevo tres semanas de baja. Al menos lo virtual puedo seguir haciendolo... Un abrazo y gracias nuevamente. A ver si nos vemos!! ;)

La sociedad del cansancio

Últimamente, cada vez que salgo de casa, me enfado. De hecho, creo que no hace falta salir de casa para enfadarme; con abrir la ventana...