miércoles, 22 de enero de 2014

Pequeña historia de amor (1)



Una extraña atmósfera se abre paso ante nosotros
Tú: desnuda en el azul
Yo: vestía de sombra

Sin prisa ni viento que nos azore, 
en medio de una laguna oscura

Tú: ojos perdidos en un horizonte acuático, 
como buscanto tierra ignota
Yo: descalzo sobre un piso plástico 
que recuerda a la síntesis del maniquí

Un aire limpio, inamovible y aterciopelado surca los alveolos y los vistazos
entrelazándose con la inapetencia de nuestros vientres.

Se asoma una certeza de lluvia fina 
o de salvaje amanecer
y se busca evidentemente la zambullida en aguas tibias.


Sintaxis soñada

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Increíble, como siempre.
Ana Saboixeda

Víctor Zalalla dijo...

Muchas gracias, Ana!! Espero que tú sigas escribiendo... Recuerdo un par de sonetos que me encantaron... :)

La sociedad del cansancio

Últimamente, cada vez que salgo de casa, me enfado. De hecho, creo que no hace falta salir de casa para enfadarme; con abrir la ventana...